Buscar//InicioNúmero ActualArtículosDocumentosAgendaPostgradoQuienes SomosContactoLinks//
--------------------------
Revista Observaciones Filosóficas


Revista Observaciones Filosóficas

Categorías
Psicología y Antropología | Filosofía Contemporánea | Lógica y Filosofía de la Ciencia | Estética y Teoría del Arte
Literatura y Lingüística Aplicada | Ética y Filosofía Política

Artículos Relacionados


enviar Imprimir

art of articleart of articleLa estructura del “en tanto que” en la filosofía heideggeriana del período de Marburgo (1923-1927): Los fundamentos hermenéuticos de la tematización científica

Lic. Luciano Mascaró - Academia nacional de ciencias de Buenos Aires - CONICET
Resumen
El análisis del Dasein nos muestra el Ser-en-el-mundo como su estructura principal. Esta estructura es compleja, e integrada por diversos momentos. La interpretación es el fenómeno existencial por medio del cual lo comprendido de forma primaria e inexpresa es articulado y llevado a la explicitud. Ahora bien, este existenciario opera por medio de una estructura principal: la estructura del “algo en tanto que algo”, o simplemente, la estructura Als. La estructura Als posee dos formas fundamentales: el Als hermenéutico, propio de la comprensión primaria del trato cotidiano con entes, y el Als apofántico, que lleva, últimamente, la comprensión primaria a la expresión de un enunciado predicativo. El objetivo de este trabajo será el de determinar las particularidades de cada forma del Als, con el fin de manifestar que la modificación de una forma en la otra constituye el fundamento de la tematización científica, y el consiguiente cambio de actitudes ante el Mundo. Para nuestro trabajo nos centraremos en las reflexiones de Heidegger surgidas durante el período de Marburgo (1923-1927), una época signada por la así llamada crisis de fundamentos de las ciencias.

The structure of “taking as” in the heideggerian philosophy from the Marburg-period (1923-1927): The hermeneutic foundations of scientific thematizing.

Abstract
The Dasein’s Análisis shows the Being-in-the –world as its main structure. This structure is a complex one, integrated by various elements. Interpretation is the existential phenomenon through which that which is understood in a primary and non-explicit way becomes articulated and taken into explicitness. This Existenzial works through a main structure: the “taking something as something”, or, simply, the so-called Als structure. The Als structure has two fundamental forms: the hermeneutic Als, inherent to the primary Understanding of the everyday dealing-with beings, and the apophantic Als, that leads the primary Understanding towards its expression in a predicative statement. The goal of this research will be to determine the main features of each form of the Als, as a means to show that the modification of one form into the other constitutes the foundation of scientific thematizing, and the corresponding conversion of attitudes towards the world. For our research, we will focus in heidegger’s thought during the Marburg-period (1923-1927), a time signed by the so-called foundation crisis in the positive sciences.

Palabras clave
Heidegger, interpretación, Als, tematización, ciencia

Keywords
Heidegger, interpretation, Als, thematizing, science

Revista Observaciones Filosóficas - Nº 17 / 2013 - 2014
1. La estructura Als

Los diversos estudios del así llamado “primer período” del pensar de Heidegger muestran el Ser-en-el-Mundo, como una estructura fundamental por medio de la cual la existencia se proyecta hacia su medio circundante. Ahora bien, desde el primer momento, Heidegger reconoce que el Ser-en-el-mundo lleva siempre asociada a sí una forma de la Comprensión del Ser. La Comprensión, junto con el Discurso y la Disposición afectiva constituyen los tres existenciarios que articulan la Apertura [Erschlossenheit], estructura por la cual, el Dasein es su Ahí, es decir, se ubica en un Mundo, y se relaciona significativamente con los entes a partir de un proyecto.

La Comprensión posee una posibilidad de articulación: la interpretación [Auslegung]. Por medio de la interpretación, la comprensión primaria, familiar e inexplícita inherente al cotidiano Ser-en -el-mundo es articulada de forma expresa, y queda dispuesta para una posible expresión discursiva. La interpretación realiza esta explicitación y articulación de las significaciones por medio de una estructura, en la cual nos concentraremos: La así llamada Estructura del “en tanto qué” [Als Struktur]1 en diversas secciones de la obra Heideggeriana del período de Marburgo, la estructura Als es expuesta como aquel filtro semántico que mediatiza la incorporación del ente: Todo lo que viene a la presencia comaparece “en tanto que algo”, donde este “en tanto que” nombra tanto el interés fáctico de la existencia, como el modo en que la Disposición afectiva predispone para recibir lo circundante, como también el modo en que el estado público de interpretación (el de la cotidianidad o el de la ciencia) ha determinado de antemano que tal fenómeno debe ser interpretado.

En GA 29-30 la estructura Als aparece asociada al problema de la manifestabilidad [Offenbarkeit], esto es, en la dimensión de la existencia que hace posible que algo abierto en general, sea expresamente apropiado en el proyecto fáctico2. La estructura Als dice referencia a la posibilidad de que algo quede abierto de manera explícita. Pues bien, si la estructura Als se relaciona con la manifestabilidad, es necesario preguntarnos por el preciso funcionamiento de esta estructura -en su relación con el fenómeno de la comprensión-, y por su verdadera constitución. Lo primero que salta a la vista es que la estructura Als, al tratarse justamente de una estructura, no aporta contenido de ningún tipo a la comprensión, ella se limita a plegarse al modo en que el ente se muestra, y articula esa forma de aparecer (ya sea de manera hermenéutica, incorporando el útil en vistas a su para-qué [um-zu], o de manera apofántica: atribuyendo, señalando, determinando y mostrando).

En “Conceptos fundamentales…” se expone la estructura del “en tanto que” en términos de relación, es decir, algo que necesariamente remite a algo distinto de sí mismo. En efecto, toda relación implica al menos dos términos relacionados, puntualmete, la estructura als remite simultáneamente a algo que es, y a algo en tanto que lo cual ese algo es: “el martillo en tanto pesado”, “la lluvia en tanto excesiva”, “la supernova en tanto perteneciente al tipo «I - a»”. Por tratarse de una relación, la estructura als cobra su sentido de los términos que ella relaciona, es decir, ella no puede quedar flotando en el vacío; el ente y su modo de aparecer deben estar dados de antemano para poder ser objeto de la articulación del interpretar.

En el «en tanto que» se encierra una relación, y por tanto dos miembros de relación, y estos no sólo como dos, sino que el primero es uno y el segundo es el otro. Pero esta estructura de la relación y de los miembros de relación no está ella misma flotando en suspenso. ¿A dónde corresponde? Nos aproximamos a ello si describimos el «a en tanto que b», y decimos: “a, en la medida en que es b”. Es decir, el «en tanto que» solo puede entrar en función si el ente esta ya previamente dado, y entonces sirve para hacer explícito este ente en tanto que constituido de tal y cual modo. Previamente esta dado un a que es b.3

La interpretación, con el Als como su estructura principal, se limita a recoger lo abierto por la comprensión para llevarlo a un nivel de mayor explicitud. La interpretación, por medio de su estructura Als, simplemente se encarga de la articulación, basándose siempre en lo ya abierto por la comprensión, y lo ya tenido previamente en los tres niveles de la precomprensión (haber previo, ver previo, y concebir previo).

este «en tanto que algo» esta comprendido de entrada, a partir de él se vuelve comprensible por vez primera lo que sale al encuentro, con lo que tengo que ver, en tanto que tal. Este «en tanto que algo», a partir del cual entiendo y que tengo ya de entrada aunque de modo atemático, en este «tener de entrada» no esta concebido temáticamente, sino que yo vivo en la comprensión del escribir, del iluminar, del salir y entrar, y similares.4

El Dasein nunca se expone a la comprensión de un ente desde una completa falta de noticia. De este modo, el conocer, como modo de la Comprensión, y ésta, fundada en el Cuidado, es siempre un retornar sobre lo ya comprendido en el modo del haber, ver y concebir previos. He aquí la naturaleza de círculo hermenéutico, nunca se comprende desde “ninguna parte”, comprender es regresar sobre lo ya tenido en cierto modo.

Vemos así por tanto que la estructura del «en tanto que» atañe a una conducta primaria, y que esta conducta significativa es un modo de ser que ahora caracterizamos brevemente asi: «Un retornar, que en cada caso se detiene ya en el "de donde" del significar y el comprender, a algo que me sale al encuentro». Este detenerse es un detenerse en aquello «en tanto que lo cual» se toma el objeto respectivo y en el retornar desde él, concretamente desde el «para que» a partir del cual yo comprendo.5

La interpretación, dijimos, articula lo ya abierto en la Comprensión. Otra manera de referirse a este fenómeno es el empleo del término “apropiación” o “incorporación”. Ciertamente, la interpretación “hace propio”, involucra lo abierto con el proyecto fáctico particular, y para hacerlo emplea su estructura Als. Por ello afirma Heidegger que la estructura Als “corresponde, dicho a grandes rasgos, a nuestra conducta”.6 Para el caso del ente a la mano, incorporarlo explícitamente equivale a descubrirlo en su para-qué (Um-zu). En su forma antepredicativa, la interpretación llega a cumplimiento cuando el martillo es tomado entre las manos, y es utilizado en el martillar; en otras palabras, en nuestro ejemplo, la interpretación articula el aparecer significativo del útil, en el apropiante “ser-para” de su finalidad (um-zu). Desde luego, esto confirma que la estructura Als no aporta nada de propio, sino que simplemente se pliega al modo de aparecer del ente. Ya debe haber de antemano un ente descubierto, y un proyecto en el cual aquél debe ser implicado. Sin embargo, existe entre interpretación y el modo de aparecer del ente una correlación intencional: la intepretación no es tal si no posee algo a lo que dar articulación, y al mismo tiempo, el ente sobre el cual se derrama el interés de la existencia no puede ser apropiado explícitamente, si ello no ocurre por medio de la estructura Als. El modo de aparecer del ente constituye el correlato de la articulación propia de la interpretación. Sin un ente que se muestra, por ejemplo, como útil para una tarea, la interpretación jamás sabría qué aspectos son los que deben ser articulados. Pero al mismo tiempo, sin la mediación de la estructura Als, aquellos aspectos utilitarios, permanecerían en un nivel de elevada virtualidad, y no llevarían a la ejecución de la tarea. En el caso del útil, la circunspección que ya posee abierta la totalidad respeccional, ahora incorpora, interpretándolo, un ente en vistas a su para-qué, o, dicho de otro modo, y haciendo uso de la estructura Als: lo incorpora “en tanto que útil para…”. Para el modo de la comprensión al que llamamos circunspección, interpretar al útil es desocultar su constitutiva remisión, es decir, poner al descubierto el “para” constitutivo.7

Para realizar su articulación, la interpretación deberá basarse en los elementos de los que dispone: el ente que comparece, el proyecto fáctico del Dasein, y el horizonte de la precomprensión. Lo dicho es el desarrollo de una noción que hemos enunciado previamente: Los entes aparecen modalizados, se ofrecen a la circunspección mediante aspectos o perfiles. El ente viene a la presencia ya siempre revestido de una cierta configuración semántica. De este modo, el mismo sol tendrá el sentido de punto de orientación para el explorador, indicador de los momentos de la cosecha para el campesino, objeto de adoración para el sacerdote tribal, astro del sistema solar, para en astrónomo, etc. Cada uno de estos caracteres constituyen el en tanto qué del aparecer de los entes.

El numerosas obra, entre ellas, Lógica y Ser y Tiempo, se afirma que la estructura del en tanto qué sólo puede ser caracterizada precisamente como la unidad de síntesis y diáiresis,8 unión y división. De hecho el reunir y el separar se pliegan al aparecer como reunido o separado del ente que ha de ser manifestado y sus perfiles y determinaciones9. El enunciar no pone por primera vez las determinaciones, sino que tiene la capacidad de provocar un realce de lo que aparecía reunido o separado. El acto apropiador, que se realiza por medio de la estructura als unifica al ente y el aspecto por medio del cual viene a la presencia, y cae bajo el espectro del interés de la existencia, pero al mismo tiempo, y en ese mismo unificar, el ente queda separado de todo lo demás, de todas sus otras posibles formas de venir a la presencia, y de todos los otros posibles modos de relacionarse con el comportamiento del Dasein.

2. El Als hermenéutico
art of article

Las precedentes precisiones dejaron en claro las características generales de la estructura de la interpretación. Ahora bien, puede decirse que el “en tanto qué posee dos modalidades principales, dos formas, asociadas a dos estados denominados por Heidegger comprensión primaria y el determinar10, ambos se tratan, de actitudes o comportamientos. Efectivamente, el “en tanto que” posee diversas formas de realización, ellas pueden estar asociadas a formas más originarias, o más derivadas de la relación hombre-mundo. De este modo, así como la existencia, en su fase inmediata y cotidiana, poseía un modo de la comprensión predominante, asociada al trato pragmático con artefactos -la circunspección-, de modo similar, la estructura de la interpretación quedará afectada por esa misma preeminencia. Así, la estructura Als adquiere una forma inmediata y regular de configuración, asociada a la ocupación circunspectiva: en GA 21 se afirma que la estructura Als se realiza primariamente como el “tener que ver con” [Zu tun haben mit] del trato ocupacional.

Esta primera forma del Als descubre al ente en lo que tiene de inmediato en su forma cotidiana de venir a la presencia, esto es, su carácter remisional. Para la interpretación de la así llamada comprensión primaria, apropiarse expresamente de un ente, es incorporarlo en su um-zu, articulando su finalidad, y resaltando su pertenencia a una totalidad respeccional, dentro de la cual la actividad tiene sentido.

Para esta forma primaria de la interpretación –asociada inmediatamente a la praxis- apropiarse de algo expresamente es emplearlo en aquello para lo cual está dispuesto; en otras palabras, la interpretación de la comprensión primaria se realiza dentro del contexto de la praxis. Para este nivel, interpretar un artefacto es emplearlo correctamente, en vistas a su finalidad, no hace falta que se realice ninguna determinación predicativa, ninguna expresa atribución de una propiedad a un sujeto. La comprensión primaria funciona perfectamente sin necesidad de la producción de un enunciado expreso; en otras palabras, la interpretación que acontece en el ámbito de la comprensión primaria tiene carácter antepredicativo.

“Esa forma de función de la interpretación, el «abordar algo en cuanto algo», no tiene necesariamente por qué expresarse de forma hablada en una proposición; mas bien, la forma gramatical de la proposición no es sino una forma de expresión de la proposición primaria y verdadera, que es ese abordar algo en cuanto algo”. 11

Esta forma de la interpretación, que se apropia de los entes en la adecuada manipulación, y que no requiere para su cumplimiento de la expresión de un enunciado que resalte en el ente sus aspectos significativos, recibe el nombre de Als existencial- hermenéutico [Existenzial- hermeneutische Als] Reiner Bast lo explica de esta manera:

“Este als existencial hermenéutico es el um-zu hecho expreso a través de la interpretación antepredicativa (condición respectiva)”.12

La misma noción es expresada por el propio Heidegger.

“En el tener que ver con algo no estoy realizando ningún enunciado temáticamente predicativo sobre ello. Por eso hay que insistir expresamente en el carácter antepredicativo de la estructura del «en tanto que»”.13

La comprensión primaria, inmediata y regular no requiere de la predicación ni la tematización para desarrollar sus proyectos prácticos. Ella vive en la articulación antepredicativa del sentido relacional del ente, su forma de expresar la articulación del sentido es la conducta, el propio comportamiento productor, que, sin emitir palabra alguna, ha logrado ahondar en lo que el ente tiene de más propio, y lo ha abierto con el comportamiento más correlativo: el utilizar.

Este «en tanto que algo», a partir del cual entiendo y que tengo ya de entrada aunque de modo atemático, en este «tener de entrada» no está concebido temáticamente, sino que yo vivo en la comprensión del escribir, del iluminar, del salir y entrar, y similares.14

Pues bien, el en tanto que (en su operar inmediato y regular) tiene, efectivamente, un carácter antepredicativo; pero este carácter, puede ser llevado a la explicitud de la expresión determinante. En el contexto de la comprensión primaria, la estructura Als se plegaba al perfil utilitario del útil, encargándose de articular al ente y su finalidad. El triunfo de la articulación significativa del Als se daba en el uso productivo del útil. Dijimos que en su forma primaria de manifestarse, la estructura Als se configura como un tener que ver con, pero este tener que ver con puede recibir una variación, si la atención del Dasein se aparta de la finalidad del ente, y se fija en el ente en sí mismo.

El enunciado que determina aparece como una modalidad del tener que ver con. En él, el en tanto qué ya no es obtenido de un para qué (esto es, de una remisión del ente), sino de la atención colocada sobre el ente mismo, del cual se extrae el como-qué de su venir a la presencia. La segunda forma de la interpretación, a la que dimos en llamar determinar, se concentra a sí misma en el ente mismo en tanto independizado del quehacer práctico, es decir, realiza un olvido de su um-zu. En el determinar no se tiende al ente en vistas a una producción, sino en vistas a sí mismo, al modo en que él adviene en tanto que</