Buscar//InicioNúmero ActualArtículosDocumentosAgendaPostgradoQuienes SomosContactoLinks//
--------------------------
Revista Observaciones Filosóficas


Revista Observaciones Filosóficas

Categorías
Psicología y Antropología | Filosofía Contemporánea | Lógica y Filosofía de la Ciencia | Estética y Teoría del Arte
Literatura y Lingüística Aplicada | Ética y Filosofía Política

Artículos Relacionados


enviar Imprimir

art of articleart of articleLas nuevas aventuras de la Dialéctica: Guattari, Virno y Žižek

Dr. Eduardo Pellejero - Universidade Nova de Lisboa
Resumen
En 1955 Merleau-Ponty procedía a una reevaluación de las apuestas marxistas de su época. Problematización de las ideas de progreso y de sentido que oscilaba entre el rechazo de la revolución como hecho histórico, la defensa tímida de sus valores y la redefinición de las instituciones de izquierda.
Más de 40 años después, autores tan diversos como John Holloway, Félix Guattari, Paolo Virno, Daniel Bensaïd y Slavoj Žižek, vuelven a jugar ese juego, donde la herencia del marxismo occidental es dividida entre pretendientes a una revolución que es pensada alternativamente como acontecimiento, movimiento e institución.
Repitiendo el gesto de Merleau-Ponty, y a partir de estas perspectivas (no necesariamente conmensurables), lo que buscamos son elementos para la redefinición de un pensamiento militante, capaz de acoger la imponderabilidad de nuevos saberes, de nuevas técnicas, de nuevos datos políticos.

Abstract
In 1955 Merleau-Ponty made a reevaluation of the Marxist stakes of his time. Problematization of the ideas of progress and meaning that was in-between the refusal of the revolution as historical fact, the shy defense of its values and the redefinition of left-wing institutions.
More than 40 years after, philosophers as diverse as John Holloway, Félix Guattari, Paolo Virno, Daniel Bensaïd and Slavoj Žižek, play that very game once again, dealing with the legacy of revolution, and thinking it as event, movement and institution.
Repeating the gesture of Merleau-Ponty, and from those open perspectives, we try to find elements for the redefinition of a militant thought able to embody the imponderability of new knowledge, new techniques, new political data.

Palabras clave
Dialéctica, Movimiento, Institución, Merleau-Ponty, Holloway, Guattari, Virno, Žižek.

Keywords
Dialectic, Movement, Institution, Merleau-Ponty, Holloway, Guattari, Virno, Žižek.

En 1955 Merleau-Ponty publicaba Les aventures de la dialectique, texto que venía a consolidar la ruptura con las políticas del Estado Soviético y el Partido Comunista Francés, así como con la nueva línea editorial de la revista que hasta 1953 editara junto a Sartre. Pretendía ser una reformulación problemática (luego, dialéctica) del pensamiento marxista, sobre un plano teórico singular, que el propio Merleau-Ponty calificara de a-comunista y que, algunos años más tarde, Paul Ricoeur elevara polémicamente a la categoría de a-marxista1.

La crítica del capitalismo seguía siendo el horizonte de su discurso (dialéctica negativa), pero la reevaluación de las teleologías de la historia (dialéctica positiva) pasaba a marcar un vector fundamental para la sobrevivencia de lo que el marxismo aún conservaba de vital. Merleau-Ponty apostaba, si es posible, por un marxismo más modesto, de cuyo programa estaba excluida toda hipótesis progresista2, en favor de la idea de un proceso siempre por recomenzar, en el que la historia no aparece como dueña de un sentido inmanente, pero excluye de hecho ciertas posibilidades (dialéctica menor): “Lo que está caduco no es la dialéctica, es la pretensión de terminarla en un fin de la historia o en una revolución permanente”3; “hay menos un sentido de la historia que una eliminación del sin-sentido”4.

Por todo esto, abría un verdadero abanico de caminos (im)posibles, en los cuales la crítica futura iría a aventurarse (y muchas veces a perderse). Ambigüedad que determina algunas de las consecuencias más incómodas para la filosofía política de Merleau-Ponty (incluso si constituye quizás el secreto de su sobrevivencia), y que en gran medida se refleja en los impases de la izquierda contemporánea. Drama marxista donde chocan el fracaso de la revolución como proyecto histórico (la revolución instituida – y destituida – históricamente), la defensa tímida de sus valores (la revolución como inscripción de un cierto progreso en la historia: las conquistas de Octubre) y la problematización de las instituciones de izquierda (la revolución como hecho de intersubjetividad, en y más allá de sus figuras históricas: el Partido, el Estado, etc.). Y esto siempre en la nostalgia de lo que esta filosofía pierde o resigna, en favor de un compromiso difícil de sostener, es decir, la revolución como movimiento o acontecimiento, «milagro del flujo revolucionario» o «punto sublime», que no pudiendo conceptualizar, Merleau-Ponty evoca como si se tratara de la gracia divina descendiendo sobre la historia5.

Por su origen y por su recepción inmediata, Les aventures de la dialectique llegó a ser definido como un libro maldito, pero acaso como todo libro maldito devendría un libro precursor6. La crítica de las instituciones marxistas en provecho de los acontecimientos o los movimientos revolucionarios, en efecto, proyecta su sombra (su luz) sobre el inmediato horizonte teórico de su época (piensen, para sólo poner un ejemplo, en la Critique de la raison dialectique, de Sartre), así como sobre las prácticas políticas de los años 60 y 70 (en los movimientos autonomistas italianos, por ejemplo). Y, ciertamente, anuncia ya los impases empíricos y trascendentales de la producción crítica de nuestra época, e incluso ofrece muchas veces herramientas críticas para su reformulación creativa7.

Evidentemente, esta dualidad entre un marxismo de los movimientos y un marxismo de las instituciones no es un descubrimiento (ni mucho menos una invención) de Merleau-Ponty. La apropiación de los actos creadores como los que propiciaron la Comuna de París o, incluso, durante la revolución rusa, los que, en el momento autoemancipador del nacimiento, dieron lugar a formas totalmente nuevas de agenciamiento obrero, siempre tuvo un valor particularmente importante para un cierto marxismo más preocupado en convertir la libertad en realidad que en institución