Buscar//InicioNúmero ActualArtículosDocumentosAgendaPostgradoQuienes SomosContactoLinks//
--------------------------
Revista Observaciones Filosóficas


Revista Observaciones Filosóficas

Categorías
Psicología y Antropología | Filosofía Contemporánea | Lógica y Filosofía de la Ciencia | Estética y Teoría del Arte
Literatura y Lingüística Aplicada | Ética y Filosofía Política

Artículos Relacionados


enviarImprimir

art of articleart of articlePeirce, la Abducción y la Investigación Científica

Mag. Roberto Espejo - Universidad de Chile
Resumen
En este artículo se explora el concepto de abduccion de C.S. Peirce. Para esto su noción de la abducción como un modo de inferencia se articula a los otros dos modos clásicos: la inducción y la deducción. Se muestra la importancia de  este concepto como una forma de explicar la creación de una hipótesis explicativa para un cierto fenómeno. Esto da a la abducción un rol importante en la búsqueda de un modelo o teoría de la investigación científica. Finalmente se muestra la proposición de Peirce sobre la existencia de un “instinto racional” que podría fundamentar su concepción de la abducción, basada en sus supuestos metafísicos.

Abstract
In this paper C.S. Peirce’s concept of abduction is explored. To this goal Peirce’s notion of abduction as a mode of inference is articulated to the other two classical modes: induction and deduction.  The importance of this concept, as a way to explain the creation of an explicative hypothesis for a certain phenomenon, is shown.   That gives to abduction an important role in the search for a model or a theory of scientific research. Finally, Peirce’s proposition of the existence of a “rational instinct” that could give a fundament to his conception of abduction, based in his metaphysical assumptions, is discussed.  


Palabras clave
Abducción, Instinto Racional, Modos de inferencia, Investigación Científica, C.S. Peirce, Epistemología, Lógica del descubrimiento.

Keywords
Abduction, Rational Instinct, Modes of Inference, Scientific Research, C.S. Peirce, Epistemology, Logic of Scientific Discovery. 

Supongamos que nos enfrentamos a un hecho de la naturaleza que nos parece inexplicable. Algo que no logramos entender utilizando los elementos de ciencias naturales básicas, algo que parece escapar a los conceptos que manejamos en relación a cómo la naturaleza debe comportarse - o mejor dicho - a cómo creemos la naturaleza debe comportarse. El enfrentarse a hechos inexplicables de la naturaleza es el punto de partida para que se haya querido explicarlos, en otras palabras, el punto de partida de la investigación de tales hechos. Suponiendo una manera de pensar no mítica, donde se trata de buscar una explicación racional a los hechos observados, el hombre intenta entender lo que sucede a través del planteamiento de una teoría1. Pero, ¿cómo se construye esa teoría? ¿Cómo a partir del fenómeno observado y presumiblemente de las características del investigador se construye dicho sistema? A dicho proceso de creación, a partir de la observación de un fenómeno "sorprendente" y su subsiguiente investigación, Charles Peirce le llamó abducción.

El problema de la abducción puede ser examinado desde dos ópticas esenciales. Una primera mirada nos circunscribe al ámbito de la lógica. Aquí la abducción puede plantearse como un silogismo, como una estructura de razonamiento que sigue una cierta regla. Por otra parte, podemos plantear la abducción dentro del ámbito de la investigación científica, como parte del proceso de investigación. Esto genera una discusión importante cuyas implicancias son fundamentales para la comprensión del proceso de investigación científica. Una manera posible de trabajar la idea de la investigación científica es centrarse en uno de los objetivos de este proceso: el de la explicación2. Por ejemplo, Carl Hempel señala (Hempel, 1988): " Uno de los objetivos primordiales de toda ciencia empírica es explicar los fenómenos del mundo de nuestra experiencia y responder no sólo a los "¿qué?”, sino que también a los "¿Por qué?". Si bien por un lado hay coincidencia general sobre este punto, por el otro existen considerables diferencias de opinión acerca de la función y las características esenciales de la explicación científica

Hempel plantea una interpretación de la explicación científica que es conocida como el modelo "deductivo nomológico". En este se separa la explicación en dos proposiciones: explanandum y explanans. La primera es una oración que describe el fenómeno a explicar y la segunda la clase de oraciones que se plantean para dilucidar el fenómeno. El problema entonces se basa en una deducción que se hace del explanandum a partir del explanans:”el hecho analizado se explica por leyes generales, es decir, demostrando que se produjo de acuerdo con esas leyes y en virtud de la realización de ciertas condiciones antecedentes específicas3". Esta misma idea de la importancia de la ley general la podemos ver en Popper: " Dar una explicación causal de un evento significa el deducir un enunciado que lo describe, usando como premisas de la deducción una o más leyes universales, junto con ciertos enunciados singulares, las condiciones iniciales" (Popper, 1962).

Para poder hablar de explicación es necesario hablar de una ley general. La existencia de esta ley es la que permite contemplar un fenómeno y encontrarle coherencia dentro del marco del conocimiento científico. Se trata, en resumen, de subsumir un hecho observado a una ley general. Pero, ¿qué sucede si se observa un fenómeno que no es subsumible a ninguna ley conocida? Lo primero que podemos pensar es que hemos descubierto un fenómeno que no se enmarca dentro de la "coherencia" del sistema conocido. Si esto es efectivamente así, puede tratarse de la instanciación de una ley hasta ahora desconocida, ley que nos permitiría explicar el fenómeno. Así, pueden darse dos escenarios: el problema radica en poder subsumir lo observado a una ley ya existente - donde el trabajo consiste en analizar las relaciones entre variables hasta poder entender cómo lo observado se deduce del explanans Hempeliano. En otro caso nos encontraremos que esta deducción desde el explanans no es posible. Allí tendremos que crear una ley - la que según suponemos4 encarna o instancia a una ley natural - y luego subsumir lo observado a dicha ley.

Entonces nos enfrentamos al problema. ¿Cómo se crea esta ley? ¿Cómo encontramos esta explicación del fenómeno observado? Los investigadores, en base a una serie de antecedentes, plantean una teoría. Dentro de esos factores hay dos que consideramos son los esenciales: el conjunto de datos recopilados del fenómeno observado y las características personales de los investigadores. En este último punto incluye la formación de los investigadores, el entorno de trabajo, su manejo de ideas y conocimientos previos, la situación histórica, etc. La teoría resultante es un producto de la relación altamente compleja de todos estos factores, tanto del fenómeno - que podríamos llamar objetivos - como de los creadores de la teoría misma.

Varios filósofos de la ciencia han planteado que este hecho de creación, este primer instante donde todos estos factores se conjugan para dar origen a la teoría en cuestión, no son ámbito de estudio de la filosofía de la ciencia. Más bien que se trataría de un problema psicológico. Por ejemplo, en torno a este problema Popper señala : " La etapa inicial, el acto de concebir o inventar una teoría, no me parece que exija un análisis lógico ni sea susceptible de él. La cuestión acerca de cómo se le ocurre una idea nueva a una persona - ya sea un tema musical, un conflicto dramático o una teoría científica - puede ser de gran interés para la psicología empírica, pero carece de importancia para el análisis lógico del conocimiento científico. De acuerdo a esto distinguiré agudamente la diferencia entre el proceso de concebir una nueva idea, y los métodos que resultan de examinarla lógicamente. En virtud de la tarea de la lógica del conocimiento - en contradicción a la psicología del conocimiento - procederé basándome en el supuesto de que consiste solamente en la investigación de los métodos usados en las pruebas sistemáticas a los cuáles cada nueva idea debe ser sometida si se va a considerar seriamente" ( Popper, 1962).

Notemos que Popper extiende el problema al de la creación en general. Si lo pensamos un poco ¿cuál es la diferencia entre construir una teoría científica, basándose en una serie de insumos más mi propia creatividad, y construir un poema o resolver un problema matemático5 6? ¿Cuál es el proceso original donde a partir de una serie de elementos aparece algo nuevo? En el caso que estamos discutiendo se trata de una teoría, de la generación de una ley que nos permita explicar el fenómeno. Popper destierra este problema al ámbito de la psicología, de ahí que el capítulo de su libro donde expone dicho problema se titule " La eliminación del psicologismo".

Esta postura de Popper es reflejo a su vez de la famosa distinción hecha por Reichenbach entre el "contexto del descubrimiento" y el "contexto de la justificación". Como comenta Blackwell en su artículo (Blackwell, 1980), esta distinción es mas bien clásica apareciendo en Aristóteles y en los filósofos medievales. Reichenbach vuelve a poner la atención sobre ella, pero da un paso más: aprovecha para elaborar una teoría propia sobre lo que debiera ser la tarea de la epistemología. Para esto Reichenbach establece tres miradas posibles del conocimiento, a saber:

1 El conocimiento en sus relaciones externas a los contextos sociales y personales del sujeto que maneja el conocimiento. Esta mirada es desarrollada por la sociología.

2 El conocimiento en su relación y su descripción del proceso mismo del pensar de un individuo. Esta mirada es desarrollada por la psicología.

3 El conocimiento en sus relaciones internas, imbuidas en el contexto del conocimiento en sí mismo. Por ejemplo su significado, lo que implica su consistencia y su valor de verdad. Esta mirada es desarrollada por la epistemología.

La idea de Reichenbach es que la epistemología intenta reconstruir el proceso del pensamiento, de la manera en que debiera ocurrir si es que lo vamos a considerar como un sistema consistente. Reichenbach define la epistemología restringiéndola de manera tal que puede así preservar la "objetividad" en el contexto de la justificación en las ciencias. Para él la epistemología sería una especie de sustituto lógico, más que el proceso real del pensamiento (i.e., una "reconstrucción racional"). Desde esta mirada, el contexto del descubrimiento queda desterrado al ámbito de la psicología, siendo solo el de la justificación tarea de la epistemología.

Intentando desarrollar este problema se rescatan las ideas de Charles Peirce en torno a lo que él denominó abducción. Para Peirce ese paso creativo en el proceso de investigación científica sí tiene un posible análisis. Inicialmente veremos que el concepto de "abducción" fue planteado desde la lógica, pero en la teoría final postulada por Peirce veremos que trasciende la mera lógica para relacionarse con las posturas que Peirce tenía de la Realidad y la Evolución del Universo.

Como señala Genova (Genova, 1996) el conocimiento para Peirce es netamente inferencial, es decir, todo conocimiento procede de la transformación o perfeccionamiento de conocimientos previos7. Esta idea de un conocimiento inferencial está relacionada con la existencia o no de la intuición como una forma de acceder al conocimiento. Aparecen entonces como una polaridad, donde en un extremo tenemos el conocimiento intuitivo - directo - y por otro el inferencial, proceso de transformación de conocimientos previos. De acuerdo a Genova (Genova, 1996), la primera exposición sistemática del pragmatismo de Peirce está constituida por la serie de 6 artículos publicados entre 1877 y 1878 bajo el título general de "Ilustraciones de la lógica de la ciencia". De estos, el último es particularmente importante para nosotros ya que en él Peirce expone sus ideas sobre los tres modos de inferencia, a saber, deducción, inducción e hipótesis. Esto último es el que más adelante será llamado por Peirce "abducción".

Peirce comienza señalando que la principal ocupación de los lógicos consiste en clasificar los argumentos. Las clases utilizadas para esto son definidas por ciertas formas típicas llamadas silogismos. Así, por ejemplo, el razonamiento deductivo está tipificado por el siguiente silogismo:


S es M, M es P

Luego, S es P


Este silogismo es nada más que la aplicación de una regla, donde las premisas principales la definen y las menores actúan como un caso de esta regla. La conclusión aplica la regla al caso y establece así el resultado. Por ejemplo:

Regla: Todos los hombres son mortales

Caso : Enoch era un hombre

Resultado : Enoch es mortal.

Toda deducción, dice Peirce, posee estas características, siendo la mera aplicación de reglas generales a casos particulares8. Por otra parte, el razonamiento inductivo o sintético no puede ser reducido a esta forma ya que no se trata de la mera aplicación de una regla. Siguiendo con esta estructura de regla, caso y resultado, Peirce plantea la existencia de tres tipos de inferencia. Veamos: Para ejemplificar ésto Peirce recurre a un ejemplo donde se supone existe una bolsa con legumbres.

Deducción

Regla: Todas las legumbres de esta bolsa son blancas

Caso: Estas legumbres son de esta bolsa

Resultado: Estas legumbres son blancas

Esta es la deducción necesaria, válida ya que solo considera la aplicación de una regla general a un caso particular.

Inducción

Caso: Estas legumbres son de esta bolsa

Resultado: Estas legumbres son blancas

Regla: Todas las legumbres de la bolsa son blancas

Vemos que en el caso de la inducción se trata de la inferencia de la regla a partir del caso y del resultado. Podemos observar que se trata de una inversión del caso deductivo.

Hipótesis

Regla : Todas las legumbres de esta bolsa son blancas

Resultado : Estas legumbres son blancas

Caso: Estas legumbres eran de esta bolsa

En este caso, llamado por Peirce "el hacer una hipótesis", se trata de la inferencia del caso a partir de la regla y del resultado.

En palabras de Peirce:

"La inducción es donde generalizamos a partir de un número de casos de los cuáles algo es verdad, e inferimos que la misma cosa es cierta para la clase completa. O, donde encontramos que una cierta cosa es verdad una cierta proporción de casos e inferimos que es verdad en la misma proporción para la clase completa. La hipótesis es donde explicamos alguna circunstancia muy curiosa, la que sería explicada por la suposición de que fue el caso de una cierta regla general, y de ahí en adelante adoptamos esta suposición. O, donde encontramos que en ciertos respectos dos objetos tienen un parecido fuerte, e inferimos que ellos se parecen fuertemente en otros aspectos" (Peirce, 1957c).

De acuerdo a la clasificación de Peirce el razonamiento deductivo es analítico o explicativo, es decir, no agrega nada nuevo en la conclusión a lo que ya está presente en el antecedente. Por otra parte, el razonamiento inductivo es sintético o ampliativo ya que se está incorporando un conocimiento que no estaba presente en las premisas, como en el caso de la deducción. En el tercer caso nos encontramos con la elaboración de la "hipótesis" en donde también se trata de un razonamiento sintético y ampliativo. Estas hipótesis tienen como razón de ser el explicar910 algún fenómeno observado.

"Por la inducción concluimos que los hechos , similares a los hechos observados, son verdaderos en casos no examinados. Por la hipótesis concluimos la existencia de un hecho, bastante diferente a los observados, a partir del cuál de acuerdo a las leyes conocidas, algo observado necesariamente ocurriría. Lo primero es razonar de particulares a una ley general, lo segundo de efecto a causa. Lo primero clasifica, lo segundo explica" (Peirce, 1957c).

Observemos el énfasis que da Peirce a la elaboración de la hipótesis como explicación. Al observar un hecho intentamos subsumirlo en una ley general, como hemos analizado en el contexto de la visión Hempeliana de la explicación. Desde la lógica Peirce plantea la misma idea: observamos un resultado y una ley o regla, a través de la hipótesis planteamos un caso que nos permite entender el fenómeno observado al hacerlo parte de la estructura regla, caso y resultado. La explicación entonces consiste en poder articular lo observado en esta estructura lógica.

Como se señaló antes, al analizar el proceso de la investigación científica nos encontramos con un problema fundamental: ¿cómo se genera esa instancia inicial, donde el científico postula una teoría, crea una idea nueva, elabora una hipótesis que da cuenta de un conjunto de datos ? Este problema tiene dos aspectos. Por una parte podemos ver que autores como Reichenbach y Popper desterraron este problema de la epistemología, ya que para ellos encontrar una "lógica" del descubrimiento era imposible - ese era un problema que debía ser atacado por la psicología o la historia. Pero, ¿es la epistemología mera lógica? Esta visión es un tanto cuestionable. Desde este punto de vista, el análisis epistemológico del descubrimiento científico puede fracasar por circunscribir éste solo a su aspecto "lógico".

Otra posibilidad es que al enfatizar dicho aspecto estemos utilizando una definición de "lógica" que sea inadecuada. ¿Qué entendemos por "lógica”? ¿Es la misma lógica hipotético-deductiva la necesaria para entender el problema del descubrimiento?

Por otra parte, otros autores han rebatido el postulado de Reichenbach y Popper y han intentado construir una lógica del descubrimiento, siendo Hanson y Simon dos ejemplos importantes. Para Hanson (Hanson, 1957) el problema tiene su punto de partida en que los lógicos de la ciencia han descrito cómo se establecen razones para apoyar una hipótesis una vez que ésta es propuesta, pero no han dicho nada acerca del contexto conceptual en el que tal hipótesis se propone inicialmente. De acuerdo a él la lógica que se propone para analizar el problema corresponde más a una "lógica del informe de investigación terminado" que a una lógica de la investigación propiamente tal. En otras palabras, una lógica que se aplica ex post facto al proceso de descubrimiento.

En relación al argumento sobre la necesidad de utilizar elementos de la psicología o historia para comprender el fenómeno del descubrimiento, Hanson señala que cuando Popper o Reichenbach piensan que no hay un análisis lógico apropiado al proceso de crear una nueva idea, no dicen nada que Peirce o Aristóteles rechazarían. El punto está en que Peirce y Aristóteles pensaban que estaban haciendo algo distinto de psicología, sociología o historia del descubrimiento. Es decir, para Peirce sí había una componente "lógica" en dicho proceso, independiente de las posibles componentes psicológicas o históricas. Para Peirce el problema de la abducción cabía dentro de una discusión lógica, ya que correspondía a un modo de inferencia más, junto con la inducción y la deducción.

En este ámbito, Hanson distingue entre razones para aceptar una cierta hipótesis H como verdadera y las razones para sugerir H como hipótesis en una primera oportunidad - lo que correspondería al proceso abductivo de Peirce. En el segundo caso nos encontramos con razones que hacen que H sea una conjetura de tipo plausible. La pregunta entonces es si estas razones son de naturaleza lógica o más propiamente psico o sociológica.

Sin desestimar que en el proceso de investigación existen factores psicológicos e históricos, como en el ejemplo de la elección de un modelo geocéntrico versus uno heliocéntrico del modelo planetario, Hanson propone que la única razón lógica para proponer que la hipótesis será de un cierto tipo es que los datos nos inclinan a creer que una hipótesis H en particular será verdadera. Como ejemplo se plantean dos mecanismos posibles: la analogía y la simetría mostrada en conjuntos de ecuaciones o argumentos. En el primer caso tenemos por ejemplo la situación de Kepler, él que extrapoló el movimiento elíptico observado para Marte a otros planetas. En el segundo caso tenemos ejemplos como Maxwell y una serie de argumentos en el que se busca la "invariancia" de un conjunto de ecuaciones11.

Como señala Simon (Simon, 1973), Hanson no propone una teoría formal explícita del proceso retroductivo - otra palabra que se usa como un sinónimo de abductivo - ni hace una separación nítida entre la psicología y la lógica. Su análisis está centrado en los procesos perceptuales, en el descubrimiento de un patrón. Simon clarifica lo que podemos entender por una "lógica" del descubrimiento: " Comúnmente llamamos a un proceso "lógico" cuando satisface normas que hemos establecido para éste. Estas normas derivan de nuestra preocupación de que el proceso sea eficaz o eficiente para cumplir el propósito para el cual fue establecido. Una lógica del método científico, entonces, es un conjunto de standard normativos para juzgar los procesos usados para descubrir o probar teorías científicas, o la estructura formal de las teorías mismas" (Simon, 1973). Simon propone entonces que el uso del término "lógica" sugiere que las normas pueden ser derivadas de las metas de la actividad científica. Una teoría normativa descansa en proposiciones como: " Si el proceso X es eficaz para alcanzar el objetivo Y, entonces debiera tener las propiedades A, B y C " (Simon, 1973).

La idea de una teoría normativa consiste en que si el logro de un cierto objetivo implica que un conjunto de condiciones se satisfacen, entonces deberíamos utilizar un proceso que satisfaga dichas condiciones. Si el objetivo es descubrir leyes científicas válidas deberemos elegir procesos de descubrimiento, dentro de una clase de tales procesos, que cumplan con las condiciones o normas antes señaladas.

Simon es cuidadoso en señalar que el objetivo implica que se cumplen las normas, pero no viceversa: el uso de un proceso de descubrimiento que las satisfaga no garantiza que se descubrirán leyes científicas. Estas normas pueden tener una base lógica o empírica. Es quizás la presencia de esta componente empírica la que ha hecho pensar a muchos que ciertos procesos no están sujetos a un análisis lógico sino que solo a una descripción. Pero si la frase "análisis lógico" es interpretada en sentido amplio podemos generar un análisis normativo lógico de cualquier proceso dirigido a una meta. Desde este punto de vista el problema de la abducción cabe dentro de la lógica, en su sentido amplio.

Para Simon la razón por la que se ha mirado con recelo el planteo de una teoría normativa del descubrimiento descansa en que ésta compartiría características con el problema de la inducción. El proceso del descubrimiento va de hechos particulares a leyes generales que son de alguna manera inducidas de ellos; el proceso de probar descubrimientos va de leyes a predicciones de hechos particulares deducidos de ellos. De aquí que la lógica deductiva da un fundamento formal para una teoría que permite probar leyes (contrastación); mientras que una teoría del descubrimiento de leyes debiera requerir un tipo de lógica inductiva en su fundamentación.

Para eliminar este problema, Simon circunscribe el proceso de descubrimiento a los datos existentes, a encontrar un patrón en datos que están presentes. No extiende el proceso de descubrimiento a la extrapolación de dichos datos. El descubrimiento de una ley sería entonces el encontrar un patrón en datos que han sido observados. Si el patrón seguirá manteniéndose para nuevos datos eso se verá en el proceso de prueba de la ley. De acuerdo a esto, Simon define un proceso de descubrimiento de una ley como el proceso que permite registrar de manera resumida un conjunto de datos empíricos. Una teoría normativa del descubrimiento científico es un conjunto de criterios para evaluar un proceso de descubrimiento de leyes.

No se ha dicho hasta ahora cuál es el proceso que permite encontrar dicho patrón. Para esto Simon niega la existencia de algún tipo de creatividad intuitiva y propone un proceso sistemático, algorítmico de búsqueda de tales patrones12. Este proceso consiste en generar distintas posibilidades de patrón y luego contrastar con los datos existentes hasta dar con el correcto13. Como señala Simon, esto ocurrirá en un tiempo razonable solo con casos muy simples por lo que es necesario modificarlo e incluir un algoritmo que pueda extraer información presente en los datos y en base a esto plantear un patrón tentativo, el que sería contrastado en un proceso de ensayo y error14 y eventualmente utilizado para nuevas iteraciones del algoritmo. En palabras de Simon: " La diferencia entre los dos algoritmos15 es exactamente paralela a la diferencia entre resolver una ecuación algebraica intentando soluciones en algún orden sistemático, y resolverla eliminando constantes del lado izquierdo, variables del derecho y entonces dividiendo por los coeficientes de las variables" ( Simon, 1973).

Simon señala que una teoría normativa del descubrimiento puede ser vista como una rama de la teoría de complejidad computacional, donde dado una clase de problemas computacionales queremos descubrir los algoritmos que son más eficientes en promedio. Si no se puede encontrar el más eficiente, al menos podemos descubrir alguno que haga buen uso de la información disponible en la situación problemática.

Peirce incluye su concepto de abducción en el proceso de investigación científica. Como se señaló antes, en sus inicios dicho concepto fue trabajado por Peirce desde una perspectiva meramente lógica - como el concepto de hipótesis - junto con los de inducción y deducción. Posteriormente Peirce incluyó dichos en un modelo de la investigación científica16. Como señala Aliseda (Aliseda, 1998), Peirce propone la abducción como lógica del razonamiento sintético : un modo de inferencia ampliativo cuyo resultado añade ideas nuevas al conocimiento. Gran parte de las discusiones sobre la abducción se centran en analizar si ésta tiene o no las características de una regla de inferencia.

En sus "Lecciones sobre el pragmatismo", recopilación de clases dadas en Harvard en 1903, Peirce expone :

" La abducción es el proceso de formar una hipótesis explicativa. Es la única operación lógica que introduce alguna idea nueva; porque la inducción no hace más que determinar un valor y la deducción meramente despliega las consecuencias necesarias de una pura hipótesis. La deducción prueba que algo debe ser; la inducción muestra que algo es efectivamente operativo; la abducción sugiere tan solo que algo puede ser. Su única justificación estriba en que a partir de tal sugerencia la deducción puede extraer una predicción verificable por la inducción y en que, si queremos aprender algo o comprender los fenómenos, debe ser mediante la abducción" (Peirce, 1978).

Y en otro lugar Peirce señala:

La abducción consiste en estudiar los hechos e inventar una teoría que los explique. Su única justificación estriba en que, si por ventura queremos entender las cosas, ha de ser por esta vía" (Peirce, 1978. Punto 145).

De acuerdo a estos textos podemos ver que para Peirce la abducción es el mecanismo a través del cuál podemos entender un fenómeno. Se trata finalmente de la misma lógica comentada más arriba, donde la comprensión se iguala a poder establecer el fenómeno dentro de un todo coherente que incluye una ley general que lo cubre.

Adicionalmente la abducción cumple su parte en un proceso de investigación científica que consiste en una serie de etapas, a saber:

    1 Abducción. Se plantea una hipótesis explicativa.

    2 Deducción. Despliega las consecuencias necesarias de la hipótesis propuesta.

    3 Inducción. Se verifica lo propuesto por la deducción, mediante la observación de casos particulares que se ajusten a la hipótesis y de esta manera puedan confirmarla17 18

Resumiendo el papel de la abducción:

Mucho antes de que yo clasificara la abducción como una inferencia, reconocían los lógicos que la operación de adoptar una hipótesis explicatoria - que es justamente lo que la abducción es - estaba sujeta a ciertas condiciones. A saber, la hipótesis no puede ser admitida, ni siquiera como hipótesis, a menos de suponer que daría cuenta de los hechos o de algunos de ellos. La forma de inferencia por lo tanto es ésta:

, pues, A no puede ser inferido abductivamente, o , si prefieren la expresión, no puede ser abductivamente conjeturado mientras su contenido entero no esté ya presente en la premisa " Si A fuese verdadero, C sería una cosa corriente""19.

De esta definición anterior aparecen dos preguntas centrales:

    1 ¿Qué hace que un hecho sea sorprendente?

    2 ¿Cuál es el mecanismo que nos lleva desde el enfrentarnos con un hecho sorprendente al establecimiento de una hipótesis explicativa?

La primera pregunta será respondida por Peirce invocando a una cierta costumbre, una suerte de status quo respecto del cuál no solemos alejarnos. Un hecho sorprendente será uno que genera una perturbación en este estado de calma intelectual, un hecho que rompe una suerte de equilibrio cognitivo con el medio y con el corpus de conocimiento existente.

"¿Pero cómo ocurre exactamente esta acción de la experiencia ? Ocurre por una serie de sorpresas. No es menester entrar en detalles..... Ahora bien, ningún hombre hace un experimento sin estar más o menos inclinado a pensar que se producirá un resultado interesante; porque los experimentos cuestan demasiada energía física y psíquica como para emprenderlos al azar y sin designio. Y, naturalmente, nada cabe aprender, sin duda, de un experimento cuyo desenlace sea justamente el que se había previsto. Es por medio de sorpresa como la experiencia enseña todo lo que pretende enseñarnos20"

La calma intelectual a la que aludíamos más arriba tiene su origen en que al enfrentarnos a un fenómeno podemos ubicarlo como deducible a partir de una ley general, dadas las condiciones iniciales y de borde adecuadas. La sorpresa aparece cuando no somos capaces de hacer esto. Como señala Aliseda (Aliseda, 1998) para Peirce el pensamiento es un proceso dinámico, esencialmente una acción que oscila entre los estados mentales de duda y creencia. Efectivamente, en su trabajo "The fixation of belief" Peirce señala que la duda es un estado "molesto, no satisfactorio" del cual luchamos por liberarnos intentando así llegar a un estado de creencia. Esta creencia es "un estado calmo y satisfactorio" el cual no deseamos evitar. Además, " nos aferramos tenazmente, no solamente a creer sino que a creer justamente lo que nosotros creemos". La sorpresa Peirceana nos saca del paraíso de la creencia y nos destierra al mundo de la duda. Para Peirce se trata entonces de volver a ese estado - casi beatífico - de la creencia, ya que son precisamente las creencias las que guían nuestros deseos y dan forma a nuestras acciones.

Aliseda enfatiza el hecho que Peirce habla de un estado de creencia y no de conocimiento. "La creencia, mientras dura, es un hábito fuerte, y como tal, fuerza al hombre a creer hasta que una sorpresa rompe el hábito21". Aliseda clasifica la sorpresa en dos posibilidades: sorpresa por novedad - nos enfrentamos a algo realmente nuevo - o anomalía, es decir, nos enfrentamos a un fenómeno que no concuerda con las expectativas que teníamos de éste. A estos dos aspectos les denomina detonadores abductivos.

En relación a la segunda pregunta, es decir, al mecanismo que nos permite construir la hipótesis, nos centraremos para la discusión en la idea del instinto racional. Peirce propone que a partir de los datos entregados por fenómenos existe una suerte de tendencia natural de la mente humana que le lleva a plantear teorías o ideas plausibles. Examinemos el siguiente texto (el subrayado es mío):

" La experiencia es nuestra única maestra. Lejos de enunciar ninguna doctrina de una tabula rasa. Pues, como dije hace unos minutos, en todo el vasto aljibe de la teoría científica establecida no hay ni gota de principio que haya brotado de otra fuente que de la facultad de la mente humana para originar ideas que son verdaderas. Pero esta facultad, a pesar de cuanto ha conseguido, es tan débil que a medida que las ideas manan de sus hontanares en el alma, las verdades quedan casi ahogadas en un diluvio de falsas nociones; y lo que la experiencia hace es precipitar y filtrar, gradualmente y por una especie de fraccionamiento, las ideas falsas, eliminándolas y dejando que la verdad fluya en su poderosa corriente" (Peirce, 1978. Punto 50).

Resumiendo: la mente humana tiene una facultad para generar ideas que son verdaderas, pero dicha facultad es un tanto débil por lo que necesitan de la acción filtradora y precipitadora de la experiencia. ¿A qué se refiere exactamente Peirce cuando habla de esta "facultad de la mente"? ¿Cuál es el origen de esta facultad cognitiva ? Planteemos algunas posibilidades.

1 El azar. Se podría pensar que a partir de las observaciones de un fenómeno los científicos llegan a plantear una teoría al azar. Para Peirce esta respuesta no tiene sentido ya que con los mismo datos se podrían plantear un sinnúmero de teorías. " Piensen en los trillones de trillones de hipótesis que habrían podido hacerse, de las cuales solo una es verdadera; y sin embargo, al cabo de dos o tres conjeturas, o a lo sumo una docena, el físico atina muy de cerca con la hipótesis correcta. Por azar no habría sido verosímil que lo hiciera en todo el tiempo que ha transcurrido desde que se solidificó la tierra" (Peirce, 1978. Punto 172).

2 Desarrollo gradual a partir de explicaciones mágicas. Se podría pensar que hemos llegado a obtener leyes científicas y teorías generales a través de un proceso histórico que comienza con explicaciones mágicas, míticas de los fenómenos. A medida que la civilización se ha ido desarrollando estas habrían dado gradualmente paso a explicaciones más racionales. Peirce desdeña también esta explicación ya que señala que el hombre lleva a penas algunos siglos preocupándose de problemas científicos. En este tiempo no sería factible contar con el cúmulo de teorías que actualmente poseemos22.

3 Evolución. Ensayo y error de teorías, sobreviviendo las más idóneas. Peirce señala que no duda que hay evolución, pero que planteada de esta manera sigue actuando de fondo el azar, y por lo tanto, el problema vuelve a ser el tiempo que ha tenido el hombre para dar origen a un número tan grande de teorías relativamente exitosas como las que poseemos en la actualidad.

De lo anterior Peirce asume que el hombre no ha podido "adivinar los caminos de la naturaleza" (Peirce, 1978. Punto 172) a través de una lógica controlada y crítica. Incluso, "ni aun ahora puede el hombre dar una razón exacta de sus mejores conjeturas". Para Peirce lo más claro, lo más alejado de toda "mezcla cuestionable" y la más "clara exposición de la situación lógica" consiste en plantear que el hombre posee una cierta intuición de los elementos generales de la naturaleza.

" el hombre posee una determinada intuición (insight) de las terceridades23, de los elementos generales de la naturaleza, que no es lo bastante fuerte como para ser más a menudo acertada que errónea, pero sí lo bastante fuerte para no ser con abrumadora frecuencia más errónea que acertada. La llamo intuición porque ha de asignarse a la misma clase general de operaciones a la que pertenecen los juicios perceptivos. Esta facultad tiene a su vez la naturaleza general del instinto, asemejándose a los instintos de los animales en que supera las potencias generales de nuestra razón actual y nos dirige como si estuviéramos en posesión de hechos que se hallan enteramente fuera del alcance de nuestros sentidos" (Peirce, 1978. Punto 173)..

Para Peirce se trata entonces de una facultad que se asemeje al instinto. Esta sería la facultad que opera al momento de enfrentarnos al fenómeno y construir una hipótesis plausible, una teoría que lo explique. Peirce señala que el estado de creencia tiene las características de un hábito mental (Peirce, 1957a). Como señala Michael Hoffmann ( Hoffmann, 1997) dicha idea es un tanto vaga ya que la abducción misma puede ser vista como un "poder instintivo" o como un proceso que opera en base a otra información. Aliseda también plantea que esta dualidad de la abducción - que sea vista tanto como inferencia como intuición - es interpretada como "el dilema de Peirce" (Aliseda, 1998).

Como expresa Génova, la expresión "instinto racional" puede resultar chocante ya que si es instinto no será racional y viceversa. Peirce entiende la abducción como instintiva en cuanto que espontáneamente conjetura con cierta propensión a dar con la explicación acertada; siendo a la vez racional en el sentido que es una forma de inferencia. Una manera de resolver este "dilema de Peirce" es propuesto por Marianne Ayim quien dota a la abducción de cuatro características que le darían la categoría de un "proceso racional". Para Ayim la abducción es un proceso (Ayim, 1974):

A. Deliberado. La abducción se realiza con el objetivo definido de encontrar una explicación verdadera.

B. Voluntario. El científico decide libremente buscar la explicación del hecho sorprendente.

C. Crítico. Las conclusiones abductivas, que no pasan de ser meras sugerencias, se someten a la confrontación con la experiencia mediante la deducción y la inducción.

D. Controlado. Mediante el ejercicio de la razón instintiva el científico cultiva y desarrolla su sensibilidad para encontrar hipótesis explicativas.

"Apelar al instinto no implica refugiarse en un tipo de explicación psicológica del origen de la nueva idea. Aquí la epistemología de Peirce se separa notablemente de Popper, para quien la invención de teorías no es susceptible de análisis lógico alguno" (Genova, 1996).

Para Génova el que la abdución sea una inferencia racional significa que la operación de adoptar una hipótesis explicativa está sujeta a una serie de condiciones, no ofreciendo la abducción ninguna garantía que la conclusión sea correcta. De hecho, esa es la diferencia que hace Peirce entre "insight" e "induction" siendo la primera falible y la segunda infalible.

Independiente de lo polémico de esta justificación a la abducción, podemos preguntarnos si Peirce da más luces para entender cómo se inserta esta idea en su sistema filosófico. En una serie de artículos aparecidos en la revista "The Monist" entre 1891 y 1893 Peirce desarrolló lo que se puede entender como los conceptos básicos de su metafísica.

En su trabajo "The architecture of theories24" Peirce desarrolla la idea del hábito y su importancia en el proceso cognitivo. Para él hay una diferencia entre sentimientos y reacciones sensoriales por una parte y las concepciones generales por otra. Cuando pensamos aparece una conexión entre sentimientos, conexión que parece estar gobernada por una regla. Esta regla demuestra que estamos gobernados por un hábito. "Los poderes intelectuales es nada más que la facilidad de adquirir hábitos y seguirlos en casos esencialmente análogos a , pero esencialmente lejanos de, los casos normales de conexión de sentimiento bajo los cuáles dichos hábitos se formaron" (Peirce, 1998c).

Peirce plantea que la ley fundamental de la acción mental consiste en su tendencia a la generalización. Los sentimientos tienen una tendencia a esparcirse, las conexiones entre sentimiento generan otros sentimientos, se asimilan. Las ideas pueden reproducirse a sí mismas. Para Peirce esta ley mental se distingue de una ley física ya que la segunda es absoluta - está definida por una relación exacta - mientras que la primera no requiere de una conformidad exacta ya que ésta inmediatamente cristalizaría el pensamiento y evitaría toda formación subsecuente de hábitos. "la ley de la mente solo hace que un sentimiento dado sea más probable de aparecer. Se parece a las fuerzas "no conservativas" de la física, tales como la viscosidad, las cuales se deben a uniformidades estadísticas en el encuentro azaroso de trillones de moléculas" (Peirce, 1998c).

Peirce continúa su argumento investigando cuál es la relación que tienen las leyes físicas por una parte con las leyes psíquicas por otra. Para él las relaciones posibles son:

    A. Ambos tipos de leyes son independientes. A esta doctrina Peirce denomina monismo.

    B. Las leyes psíquicas son derivadas y especiales, siendo la ley física primordial. A esta doctrina Peirce denomina materialismo.

    C. Las leyes físicas son derivadas y especiales, siendo la ley psíquica primordial. A esta doctrina Peirce denomina idealismo.

Peirce desestima el materialismo como "repugnante a la lógica científica y al sentido común" ya que este requiere suponer que un cierto tipo de mecanismo tiene la capacidad de sentir. Esto le parece una hipótesis "irreductible a la razón" y por lo tanto no viable. Con respecto al monismo - que él llama también neutralismo - le parece suficientemente condenado por el argumento de la navaja de Ockam, es decir, que no se deben suponer más elementos independientes de los que son necesarios25.

" La única teoría inteligible del universo es la del idealismo objetivo, que la materia es mente debilitada, transformándose los hábitos persistentes en leyes físicas" (Peirce, 1998c).

Es interesante notar que Peirce llega a esta conclusión al rechazar el materialismo como doctrina filosófica. Además su opción de no postular dos principios distintos - uno para las leyes físicas y otro para las psíquicas - muestra su búsqueda de una visión del mundo como un todo, sin discontinuidades que pudieran amenazar su sistema metafísico.

En el trabajo "Man´s glassy essence" -también perteneciente a la serie de "The Monist"- Peirce vuelve a su idea de la relación entre mente y materia:

... si la materia no tiene existencia salvo como especialización de la mente, se sigue que cualquier cosa que afecta a la materia de acuerdo a una ley regular es también materia. Pero toda mente está directa o indirectamente conectada con toda la materia, y actúa de una manera más o menos regular, de manera que toda mente participa más o menos de la naturaleza de la materia. De aquí, sería un error el concebir los aspectos físicos y psíquicos de la materia como dos aspectos absolutamente distintos. Observando una cosa desde el exterior, considerando sus relaciones de acción y reacción con otras cosas, aparece como materia. Observándola desde dentro, viendo a su carácter inmediato como sentimiento, aparece como conciencia. Estas dos miradas se combinan cuando recordamos que las leyes mecánicas son nada más que hábitos adquiridos, como todas las regularidades de la mente... “(Peirce, 1998d).

Creo podemos entonces interpretar el instinto racional como una cualidad de la mente que tiene su origen en la relación profunda que existe entre la mente y la materia. Si las leyes de la naturaleza son hábitos y los mismos hábitos se dan a nivel mental, es plausible creer que al ser enfrentados a un fenómeno natural nuestra mente tendrá cierta cercanía con las leyes que están en operación en dicho fenómeno.

Por otra parte, cuando se trata de un problema que no involucra leyes naturales directamente, como puede ser la creación de un poema o algo por el estilo, la mente nuevamente va creando un hábito que le permite cada vez expresar mayor "creatividad" en un cierto ámbito. A medida que un científico o un artista más trabaja investigando o creando mayores son las posibilidades de que encuentre una teoría correcta o genere obras interesantes y expresivas.

Resumiendo, la abducción aparece como una propuesta de solución al problema de la creatividad. El proceso abductivo es generado a partir de una sorpresa, una situación que el observador no puede explicar con las teorías existentes. Su fundamente se basa - de acuerdo a Peirce - en una suerte de "instinto racional" que posee el hombre, instinto que le permite hacer conjeturas que se acercan a las verdaderas, aunque no aseguran infalibilidad.


Roberto Espejo
Licenciado en Educación y Profesor de Física (Universidad de Chile, 2002), y Magíster en Filosofía mención en Epistemología (Universidad de Chile, 2005). Sus áreas de interés son la filosofía de la ciencia, la epistemología de las ciencias humanas y sociales y la teoría y pedagogía crítica. Actualmente cursa una Maestría en Ciencias de la Educación y Formación en la Universidad de Paris 8, actividad que comparte con dar clases en un liceo de la región parisina.


Bibliografía

1.ALISEDA, A.,  " Abduction as epistemic change: Charles S.Peirce and epistemic theories in artificial intelligence" Analogía 12, UNAM, Mexico, 1998.
2.Ayim, M. (1974). Retroduction : the rational instinct. Transactions of Charles. S. Peirce Society, 10 (1). Citado en Genova 1996.
3.BLACKWELL, J.  "In defense of the context of discovery” , Revue Internationale de Philosophie, Nº 131 – 132, 1980.
4.GENOVA, G. ,  "Charles S. Peirce : la lógica del descubrimiento" . Tesis de Licenciatura. España, Universidad de Navarra.  www.unav.es/gep/genova/cua45.html , 1996.
5.HANSON, N.R. , "Patterns of discovery. An inquiry into the conceptual foundations of science". Cambridge University Press, Cambridge, 1958.
6.HANSON, N.R. , " Is there a logic of scientific discovery ? " en "Currents issues in the philosophy of science, Feigl and Maxwell Editors, New York, 1961.
7.HEMPEL, C.  "La explicación científica", Paidós, Barcelona, 1988.
8.HOFFMAN, M., “Is there a logic of abduction" Preceedings of the IASS, Mexico, 1997.
9.MOULINES. U.,  “Exploraciones Metacientíficas", Alianza, Madrid, 1982.
10.PEIRCE, C.S. , " Lecciones sobre el pragmatismo",  Aguilar, Madrid, 1978.
11.PEIRCE, C.S. ,  " The fixation of belief"  En :  Essays in the philosophy of Science, The Bobbs – Merrill, Indianapolis, 1957a.
12.PEIRCE, C.S. ," How to make our ideas clear" En : Essays in the Philosophy of Science, The Bobbs – Merrill, Indianapolis,  1957b
13.PEIRCE, C.S., "Deduction, induction and hypothesis" En : Essays in the Philosophy of Science, The Bobbs – Merrill, Indianapolis 1957c.
14.PEIRCE, C.S. ( 1957d). "The logic of abduction" En :  Essays in the Philosophy of Science, The Bobbs – Merrill, Indianapolis 1957d.
15.PEIRCE, C.S, “Questions concerning certain faculties claimed for man" En: The essential writings of Charles S. Peirce, Editado por Edward Moore, Prometheus Books, New York, 1998a.
16.PEIRCE, C.S, “A Guess at the riddle" En:  The essential writings of Charles S. Peirce,  Editado por Edward Moore. New York, Prometheus Books, 1998b.
17.PEIRCE, C.S, "The Architecture of Theories" En: The essential writings of Charles S. Peirce,  Editado por Edward Moore, Prometheus Books, New York, 1998c
18.PEIRCE, C.S, "Man´s Glassy Essence" En: The essential writings of Charles S. Peirce,  Editado por Edward Moore, Prometheus Books, New York, 1998d.
19.POPPER, K. , “La Lógica de la Investigación Científica", Tecnos,  Madrid,  1962.
20.SALMON, W. , "The Foundations of Scientific Inference" en Mind and Cosmos : Essays in Contemporary Science and Philosophy, University Press of America, New York, 1983.
21.SIMON, H. , “Scientific discovery and the psychology of problem solving" en Mind and Cosmos: Essays in Contemporary Science and Philosophy.  New York: University Press of America, New York, 1966.
22.SIMON, H., “Does scientific discovery have a logic?” Philosophy Of Science 40; 471 – 480. 1973.



Fecha de Recepción: 15 de Diciembre 2007

Fecha de Aceptación: 12 de Febrero 2008


1 Por ejemplo, Popper señala ( Popper, 1962) : "Las ciencias empíricas son sistemas de teorías. La lógica del conocimiento científico puede por lo tanto ser descrita como una teoría de teorías. Las teorías científicas son enunciados universales" , " Las teorías son redes para atrapar lo que llamamos "el mundo" : racionalizar, explicar y dominarlo. Intentamos hacer la red cada vez más fina". Por otra parte, Ulises Moulines (Moulines, 1982) señala a las teorías como "un conjunto de enunciados, donde por enunciado se entiende a una entidad lingüística con significado, que puede ser verdadera o falsa (una entidad lingüística interpretada). Según esta concepción, las teorías científicas ideales son las que están perfectamente axiomatizadas y formalizadas de modo que usan el cálculo deductivo". Con mayor o menor formalización, las teorías pueden ser consideradas entonces una especie de cristal a través del cual miramos el fenómeno sin sorprendernos. La explicación emana de la teoría, por lo que la inquietud que sentimos inicialmente es calmada.
2 Si es la explicación el objetivo esencial o no lo dejamos como inquietud. Podría también aparecer una mirada funcional, donde el objetivo de la ciencia es generar técnica que a su vez se traduzca en un mayor bienestar material de la civilización, o algo por el estilo. En todo caso, no se trata de miradas diametralmente opuestas. Uno siempre puede pensar en una "mano invisible" a lo Adam Smith que se encarga de llevar los resultados de la investigación netamente científica al ámbito aplicado. No lo elevemos a dogma de fe, pero sí a una posibilidad interesante.
3 Hempel, 1988.
4 Digo suponemos porque el problema podría ser que no hubiéramos sido capaces de subsumir los hechos observados a leyes ya existentes.
5 Muchas veces se escucha que las personas que se dedican a las matemáticas son "rígidas" mientras que las que se dedican a otros menesteres como el arte gozan de una "creatividad" desbordante. Lo cierto es que al enfrentar un problema matemático es precisamente la creatividad la que permite su resolución. De otra forma caemos en el repetir esquemas de solución que solo sirven en la medida que los problemas se parecen.
¿Ocurre algo similar en la investigación científica? ¿Repiten los grupos de investigación pautas que han resultado exitosas en el pasado, dejando de lado el aspecto más creativo de sus capacidades? Todo esto cae más bien en el ámbito de la metodología, que muchas veces parece algo así como "recetas para la investigación científica".
6 Alguien podría argumentar que hay diferencias entre al construcción de una teoría y la de un poema. Diferencias de contexto, de objetivos, etc. Pero dejaremos esta discusión fuera asumiendo que dicha similitud es plausible. En todo caso, nos enfocaremos en el problema de la investigación científica y no en otras vetas más literarias o líricas.
7 Este pensamiento se desarrolla, según Peirce, mediante signos. Esta es la razón de que Peirce sea considerado el padre de la semiótica, ya que esta disciplina aparece como una teoría del conocimiento alternativa a las teorías intuicionistas.
8 Algunas veces esto puede no ser tan evidente, pero es necesario trabajar la situación para presentarla siguiendo esta estructura.
9 De ahí la relación que tiene esta estructura lógica con la investigación científica.
10 Peirce menciona al menos tres tipos de fenómenos a explicar por hipótesis. De acuerdo a K.T. Fann (Fann, 1970) estas serían: i) entidades o hechos no observados pero observables en el futuro para ser verificados, ii) entidades o hechos que alguien pudo observar pero que actualmente es imposible debido a que permanecen en el pasado, y iii) entidades o hechos que son inobservables en la práctica ya que están más allá de la percepción directa de los sentidos.
11 Por ejemplo, se busca que las ecuaciones que dan cuenta de los fenómenos físicos sean invariantes bajo las transformaciones de Lorentz, las que dan cuenta de las ideas actuales en relación al espacio y al tiempo.
12 Se discute aquí el hecho que esto puede funcionar para problemas bien estructurados, pero ¿ qué ocurre para problemas más complejos ? Simon identifica estos con los descubrimientos "revolucionarios" de Kuhn, versus los realizados en un régimen de "ciencia normal".
13 Simon llama a este algoritmo BMA ( "British Museum Algorithm")
14 Llamado HSA por Simon, " Heuristic Search Algorithm".
15 Es decir, entre el BMA y el HSA.
16 Como señala Genova (Genova, 1996), la teoría de la abducción de Peirce habría sufrido un cambio gradual a lo largo de la década de 1890 a 1900. Este cambio consiste en que las tres formas de inferencia se integran para formar las tres etapas de la investigación. Adicionalmente aparece una distinción más clara entre inducción y abducción, atribuyendo solo a esta última la inferencia creativa.
17 En palabras de Genova (Genova, 1996): " A la abducción corresponde el papel de introducir nuevas ideas en la ciencia; la creatividad, en una palabra. La deducción extrae las consecuencias necesarias y verificables que deberían seguirse de ser cierta la hipótesis, y la inducción confirma experimentalmente la hipótesis en una determinada proporción de casos. Son tres clases de razonamientos que no discurren de modo independiente o paralelo, sino integrados y cooperando en las fases sucesivas del método científico"
18 Véase Peirce, 1978. Punto 195.
19 Véase Peirce, 1978.Punto 189.
20 Véase Peirce, 1978. Punto 51.
21 Peirce. CP 5.524. Citado en Aliseda.
22 Obviamente el problema aquí es el de la velocidad de evolución de las teorías, desde las mágicas hasta las más racionales. Más que pensar en una evolución lineal es razonable pensar en un movimiento altamente caótico, donde las teorías se relacionan entre sí, se potencian y - por qué no - se retrasan. En todo caso el argumento de Peirce parece razonable, ya que considerado a escala macro, el tiempo que el hombre se ha dedicado a la explicación científica de la naturaleza es breve.
23 Las Terceridades corresponden a los elementos generales en la naturaleza. Peirce propone un sistema de tres categorías universales. La Primereidad (firstness) corresponde a la potencialidad de una idea, la Segundeidad ( secondness) corresponde a un objeto existente que encarna las cualidades de la primereidad. La Tercereidad corresponde a un concepto general, a un significado.
24 En "Peirce , the essential writings". Editado por C. Moore.
25 Obviamente este argumento es débil, ya que ¿quién juzga si son necesarios o no dichos elementos?

Revista Observaciones Filosóficas - Nº 6 / 2008


| Revista Observaciones Filosóficas © 2005 -    Adolfo Vásquez Rocca [Director) | Daniel Vásquez [Diseño] - Hosting y Dominio: DanoEX |